Comisión de Agua Potable y Aguas Usadas del CIAPR

Ing. Carl-Axel P Soderberg Mayoral

carlaxelpetersoderberg@gmail.com

(787) 420-1254

La disponibilidad de agua per cápita en las Antillas Caribeñas es un 7% de la disponibilidad de agua per cápita en Sudamérica (UNESCO) y un 14% de la disponibilidad de agua per cápita en Norteamérica (Canadá, Estados Unidos y México) (UNESCO).

 

Puerto Rico tiene una disponibilidad de agua menor que todos los países ubicados en las Antillas Mayores, excepto Haití (UNESCO). La Organización de las Naciones Unidas estableció que Haití padece de estrés hídrico.

A nivel mundial, Puerto Rico ocupa el lugar número 135 de un total de 182 países estudiados en términos de disponibilidad de agua per cápita (UNESCO). Esto significa que Puerto Rico se encuentra entre el 30% de los países del mundo con menos disponibilidad de agua per cápita.

Puerto Rico ha padecido de sequías severas a través de su historia. A principios de la década del 1970 ocurrió una sequía prolongada que provocó un racionamiento de agua. En esa ocasión se llevó a cabo una rogativa para que cayeran lluvias intensas para acabar con la sequía. En el 2915 una sequía severa afectó la mitad este de la isla. En el Área Metropolitana la situación fue tan crítica que el racionamiento se incrementó a tres días corridos sin agua, seguido por un día con agua. Aunque la percepción generalizada es que el racionamiento terminó en octubre del 2015, la realidad es que el racionamiento en Salinas y parte de Santa Isabel no terminó hasta el paso del huracán María dos años después. En el 2019, La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) implantó un racionamiento a 200,000 personas que residen en el noroeste de la isla por daños en el embalse Guajataca causados por el huracán María. Recientemente, la AAA implantó racionamiento de agua en los municipios de Río Grande, Canóvanas, Loíza, Carolina, Trujillo Alto, parte del Municipio de San Lorenzo y prácticamente la mitad del municipio de San Juan. Un total de 420,000 en el Área Metropolitana estuvieron en un racionamiento de agua de 25 a 48 horas corridas, seguidas por un día con servicio. El racionamiento se extendió por un mes. La AAA tuvo que recurrir al racionamiento a pesar de que enero fue el cuarto mes de enero más lluvioso en la historia de Puerto Rico. Febrero de 2020 fue el febrero que registró la mayor cantidad de lluvia en la historia de Puerto Rico.

 

Una serie de factores agudizan la disponibilidad limitada de agua en la isla. Es necesario tomar medidas para optimizar el aprovechamiento del recurso agua en Puerto Rico y evitar el racionamiento de agua por sequías de corto plazo. Urge la implantación de estas medidas

porque el cambio climático aumentará la frecuencia e intensidad de las sequías. Peor aún, el cambio climático reducirá la disponibilidad de agua en la isla por razones que discutiremos más adelante.

 

En cuanto a la infraestructura sanitaria, más de la mitad de la población de Puerto Rico carece de servicio de alcantarillado. Esto tiene serias repercusiones sobre la Salud Pública puertorriqueña, la calidad de nuestros cuerpos de agua y nuestras playas.

Situación Actual

Pérdida de Agua en el Sistema de Distribución de Agua Potable

La AAA admite que pierde un 60% del agua potable que produce.

Pérdida de Agua en los Canales de Riego

La Autoridad de Energía Eléctrica opera los canales de riego. Se estima que un 60% del agua se pierde en los canales de riego por falta de mantenimiento.

Sedimentación de Embalses

La situación en ciertos embalses estratégicos es muy crítica. Antes del paso del huracán María, el embalse Carraízo había perdido un 45% de su capacidad de almacenamiento (USGS). Eso significa que, en el mejor de los casos, hoy en día el embalse Carraízo ha perdido el 55% de su capacidad de almacenaje. Otro caso crítico es el embalse Guayabal en Juana Díaz. Antes del paso del huracán María había perdido un 50% de su capacidad de almacenamiento (USGS). Ahora, en el mejor de los casos, ha perdido un 60% de su capacidad de almacenaje de agua. Aunque el embalse Guayabal es pequeño, tiene un valor estratégico enorme. Está ubicado en la zona que mayormente se suple del Acuífero del Sur, formalmente declarado en estado crítico por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA).

Quizás el embalse en estado más crítico, pero poco conocido, es el embalse Dos Bocas. Antes del paso del huracán María el Embalse había perdido el 63% de su capacidad de almacenamiento (USGS). Eso significa que, en el mejor de los casos, ha perdido un 73% de su capacidad de almacenamiento. El embalse Dos Bocas suple agua al Superacueducto, que a su vez suple agua a los municipios entre Arecibo y San Juan, una tercera parte del agua del Área Metropolitana, y parte del agua de Caguas, Gurabo y San Lorenzo.

Jacintos de Agua

 

La superficie de los embalses cubiertos por el jacinto acuático evapora entre 7 a 10 veces la cantidad de agua que se evapora en la superficie que no está cubierta por el jacinto. Por lo tanto, la capacidad de almacenar agua de nuestros embalses no sólo está comprometida por la sedimentación, sino también por el jacinto acuático.

 

Intrusión de Agua Salada a los Acuíferos

 

Cuando se extrae más agua de los acuíferos que el agua que se repone por la lluvia, el espacio ocupado por el agua dulce subterránea se ocupa por el agua de mar. El caso más crítico en la isla ocurre en el Acuífero del Sur que se extiende de Arroyo a Guánica. En el 2016, el DRNA formalmente declaró el Acuífero del Sur en estado crítico. De acuerdo con la Ley de Aguas, el estado crítico significa que se tienen que tomar medidas drásticas para evitar que el agua salada se apodere del acuífero. El DRNA estableció una veda de hincado de pozos y una veda de aumentos en la extracción de agua en pozos existentes. A pesar de estas medidas, en el Municipio de Salinas avanzaba la intrusión de agua salada. Por lo tanto, el DRNA estableció una veda de construcción en ese municipio. No se pueden construir viviendas, industrias, ni restaurantes o establecimientos de comida. Esta veda ha detenido el desarrollo económico de Salinas. Otros municipios que se suplen de agua del Acuífero del Sur podrían enfrentar una veda de construcción. El acuífero llano de la costa norte de acuerdo con el USGS está en un equilibrio delicado, o sea, se repone lo que se extrae. En el acuífero profundo del norte se extrae más agua que la que se repone (USGS).

 

Contaminación de Aguas Subterráneas

 

Debido a la contaminación de aguas subterráneas, la AAA ha cerrado sobre 100 pozos que suplen agua potable ( Agencia Federal de Protección Ambiental, EPA por sus siglas en inglés). Escapes de tanques soterrados industriales y actividades agrícolas son las fuentes principales de la contaminación del agua subterránea.

 

Población que Carece de Servicio de Alcantarillado Sanitario

 

Como se mencionó anteriormente, más de la mitad de la población de Puerto Rico carece de servicio de alcantarillado sanitario. Peor aún, un estudio realizado por EPA demostró que el 90% de los pozos sépticos operan deficientemente. Estas descargas de aguas usadas sin tratar o parcialmente tratadas son la causa principal que el 60% de los ríos y quebradas no cumplan con las normas de calidad de agua. Además, estas descargas son la causa principal que más del 90% de nuestros embalses no cumplan con las normas de calidad de agua.

Impacto del Cambio Climático

Merma de lluvia

 

Los expertos de la NOAA pronostican que la lluvia en Puerto Rico y el resto de las Antillas se reducirá en un 10% para el año 2030. Un estudio financiado por la Asociación de los Países Angloparlantes del Caribe (CARICOM por sus siglas en inglés), pronostican que se reducirá en un 20% para ese mismo año. En el mejor de los casos, la disponibilidad de agua en Puerto Rico se reducirá en un 10%.

 

Mayor intrusión de agua salada a los acuíferos

 

Debido al aumento del nivel del mar, se incrementará la intrusión de agua salada a los acuíferos. La merma en lluvia también contribuirá a una mayor intrusión de agua salada. Esto significa que los pozos que suplen agua potable de la AAA y aquellos que suplen agua para riego agrícola tendrán que abandonarse. No solo nos referimos a pozos cerca de la playa, sino también a pozos dentro de cuatro millas de la costa.

 

Mayor demanda de agua

 

El aumento de temperatura que ya se está registrando, aumentará en un 20% la demanda de agua para riego agrícola en el Trópico (FAO). Además, aumentará la demanda de agua para los sistemas de enfriamiento de edificios, hoteles, centros comerciales, hospitales e industrias.

 

Mayor turbiedad en el agua

 

Debido al aumento de frecuencia e intensidad de lluvias torrenciales y al aumento de la frecuencia e intensidad de tormentas tropicales y huracanes, la turbiedad en los ríos, quebradas y embalses aumentará a niveles tan altos que sobrepasará la capacidad de las plantas potabilizadoras de producir agua que cumpla con los requisitos del Departamento de Salud y la EPA.

 

Aumento de la frecuencia e intensidad de las sequías

 

Una de las manifestaciones del cambio climático es el aumento de la frecuencia e intensidad de las sequías.

 

En el 2019, los municipios del noroeste sufrieron un racionamiento debido a problemas con el embalse Guajataca. Alrededor de 200,000 personas se afectaron.

En el 2020, Puerto Rico sufrió nuevamente una sequía que abarcó el 75% de la isla. La AAA tuvo que implantar racionamiento de agua en los municipios de Río Grande, Canóvanas, Trujillo Alto, Carolina, Loíza y la mitad del Municipio de San Juan. El racionamiento consistió en alternar un día con agua con un día sin agua. El racionamiento se extendió por un mes. Fue necesario implantar un racionamiento a pesar de haber establecido un récord de lluvia en febrero y el cuarto enero más lluvioso en la historia de Puerto Rico.

 

Destrucción del 70% de la capacidad de tratamiento de aguas usadas

 

El cambio climático causará la mortandad de prácticamente todos los arrecifes de coral para el 2050 (ONU). Las altas temperaturas causan el blanqueamiento de los corales; las lluvias intensas acarrean muchos sedimentos a las costas (el sedimento es puro veneno para los corales); los huracanes causan daño estructural con el oleaje (el huracán María destruyó el 11% de los corales de Puerto Rico); y la acidez del océano no le permite a los corales recuperarse de los daños estructurales.

 

El 70% de la capacidad de tratamiento de aguas usadas de la AAA residen en plantas ubicadas en la costa

 

Frecuencia de cierre de playas

Las lluvias intensas incrementarán los cierres de playas porque propiciarán el desborde de registros sanitarios y el desborde de pozos sépticos. Además, las lluvias intensas acarrearán estas aguas usadas hasta nuestras playas donde los niveles altos de patógenos obligarán a las autoridades a cerrar las playas.

 

Seguridad Alimentaria

 

Puerto Rico importa el 85% de su alimento (Departamento de Agricultura). Debido al aumento en la población mundial y la merma de cultivo de alimentos a nivel mundial, la disponibilidad de los alimentos mermará y los costos incrementarán vertiginosamente. Por lo tanto, el Gobierno de Puerto Rico tendrá que aumentar el cultivo de alimentos a nivel local. El desafío es que se requiere una cantidad inmensa de agua para cultivar el alimento. En estos momentos Puerto Rico destina el 92% del agua que produce para satisfacer las necesidades humanas y aún así, existen áreas con servicio deficiente y otras áreas donde no hay agua para futuros desarrollos. A nivel mundial el 70% del agua se utiliza en la agricultura (FAO). Es necesario abordar el tema del agua dentro de las conversaciones sobre seguridad alimentaria porque es el factor limitante y pueden surgir serios conflictos con los usos domésticos. De hecho, este conflicto surgió en la década del 2000 en el suroeste. No había agua para más desarrollo. Se llegó a un acuerdo donde se cedió derechos de agua para propósitos agrícolas para poder construir viviendas en varios municipios del suroeste.

Recomendaciones para Enfrentar el Desafío

Reducir la pérdida de agua en el sistema de distribución de agua

La AAA debe reducir la pérdida de agua en el sistema de distribución de agua potable de un 60% a un 17% que es el nivel aceptable a nivel mundial.

Reducir la pérdida de agua en los canales de riego

La AEE debe reducir la pérdida en los canales de riego de 60% a 10%.

 

Dragar los embalses críticos

La AAA debe dragar el embalse Carraízo. La AEE debe dragar los embalses Dos Bocas y Guayabal. Además, ambas corporaciones públicas deberán realizar dragados de mantenimiento en esos y otros embalses.

 

Remover los jacintos de agua de los embalses

Para erradicar los jacintos de agua de los embalses es necesario bajar los niveles altísimos de nutrientes en las aguas de los embalses. Estos altísimos niveles de nutrientes y las altas temperaturas que se registran en Puerto Rico, ofrecen las condiciones idóneas para el crecimiento y propagación de esta planta. Sin embargo, esto es una medida a largo plazo que conlleva tratar adecuadamente las aguas usadas del 50% de la población que carece de servicio de alcantarillado sanitario.

Como medida de control a corto plazo, se pueden arrojar represa abajo cuando ocurran lluvias intensas que llenan los embalses y se pueden remover mecánicamente. En el pasado se intentó atender este problema con especies exóticas como la tilapia y un escarabajo. Estas alternativas no fueron exitosas. En el caso de las tilapias estos peces no se comieron a los jacintos, pero si se comieron especies locales de peces. En un momento se consideró importar hipopótamos. Afortunadamente, la idea no se implantó. Otra alternativa que se implantó fue el uso del agente naranja. Debido a la peligrosidad de este plaguicida, eventualmente se abandonó esta alternativa.

Reducir la demanda de agua en Puerto Rico

Para compensar la reducción de un 10% de lluvia que se pronostica para el 2030, es necesario reducir el consumo de agua en todos los sectores.

En nuestros hogares debe implantarse el programa de conservación de agua de la EPA denominado WaterSense. Este programa reduce el consumo de agua en los hogares en un 40%. Esto ya se ha comprobado en los Estados Unidos. Si se implantara este programa en todos los hogares de Puerto Rico dejaríamos de consumir el equivalente a dos veces la cantidad de agua que suple Carraízo diariamente

El programa WaterSense también se ha desarrollado para el sector comercial, turístico, e industrial Re- uso seguro de las aguas usadas tratadas de la AAA

La AAA descarga alrededor de 228 MGD de aguas usadas tratadas que cumplen con los requisitos establecidos por EPA en los permisos de descarga. De ese total, solo 5 MGD se rehúsan por la AES en Guayama.

Las aguas usadas tratadas se podrían utilizar para riego agrícola y para el riego de campos de golf y áreas verdes. La idea es liberar agua potable o agua almacenada en nuestros embalses para uso doméstico.

Actualmente muchas industrias y algunos hoteles rehúsan sus aguas usadas tratadas.

El reúso de todas las descargas de las plantas de tratamiento de aguas usadas de la AAA representaría dos veces y media la cantidad de agua que suple diariamente el embalse Carraízo.

Cosecha de agua de lluvia

La Ley # 33 de 2019 requiere que toda nueva vivienda provea para capturar y almacenar el agua de lluvia. Sin embargo, esta ley no provee para viviendas existentes. Obviamente, hoy en día existe una cantidad de viviendas construidas que no se pudieron vender. Por lo tanto, la gran mayoría son viviendas existentes. Si queremos impactar con la cosecha de agua será necesario proveer un incentivo para que los dueños de viviendas existentes construyan aljibes.

El arquitecto Fernando Abruña ha indicado que los techos de las viviendas, colectivamente, constituyen el embalse de mayor capacidad de Puerto Rico. De hecho, desde hace años, otras islas del Caribe exigen por ley que las viviendas incluyen aljibes.

Programa masivo de reforestación

Como se mencionó anteriormente, el huracán María destruyó 140 millones de árboles. Esto propicia un mayor grado de erosión y arrastre de sedimentos a los embalses. Para reducir la tasa de sedimentación en los embalses es necesario implementar un agresivo y abarcador programa de reforestación. Se debe dar prioridad a la reforestación aguas arriba de los embalses. Cabe señalar que la reforestación masiva también ayuda significativamente a proteger los arrecifes de coral.

 

Protección de zonas de recarga de acuíferos

Desafortunadamente, en el pasado se permitió la construcción de edificios y urbanizaciones en zonas de recarga de acuíferos. Estos desarrollos impiden que el agua de lluvia reabastezca al acuífero al mismo nivel que se abastecía antes de la construcción de estos desarrollos. El DRNA y el USGS ya han ubicado las zonas de recarga. Es imperativo proteger las zonas de recarga que aún no se han impermeabilizado para mantener estas vías para reabastecer los acuíferos con el agua de lluvia.

 

Barreras hidráulicas para frenar la intrusión de agua salada en los acuíferos

Parte de las aguas usadas tratadas de la AAA se pueden utilizar para establecer barreras hidráulicas cerca de la costa para impedir el avance de la intrusión de agua salada a los acuíferos debido al cambio climático. Esta práctica se ha utilizado con mucho éxito en California y Florida.

 

Reabastecimiento de acuíferos con aguas usadas tratadas

Las aguas usadas tratadas de la AAA pueden utilizarse para compensar la merma de reabastecimiento por la reducción pronosticada de lluvia y la impermeabilización de zonas de recarga. Se requiere brindar un tratamiento avanzado a esas aguas usadas tratadas. Esta práctica se ha utilizado con mucho éxito en California, Texas y Florida, entre otros estados.

Construcción de charcas de almacenaje de agua de lluvia e infiltración a los acuíferos

El Servicio Federal de Conservación de Recursos Naturales (NRCS, por sus siglas en inglés) provee fondos para construir estas charcas en las áreas de cultivo. Es necesario masificar este esfuerzo para compensar la pronosticada merma de lluvia y ayudar a frenar el avance de intrusión de agua salada debido al aumento en el nivel del mar.

 

Exigir riego por goteo

El riego por goteo utiliza 90% menos agua que el riego convencional.

Para aquellos cultivos donde el riego por goteo no sea viable, utilizar el “center pivot system” que utiliza al menos 75% menos agua que el sistema convencional.

 

 

Reubicar las plantas de tratamiento de aguas usadas cercanas a la costa

La AAA debe reubicar las plantas de tratamiento de aguas usadas y estaciones de bombeo ubicadas cerca de la costa a un lugar donde no impacte el aumento del nivel del mar y la marejada ciclónica. Otra alternativa es auscultar si es viable la protección de esa infraestructura de ambas manifestaciones del cambio climático. Recordemos que el 70% de la capacidad de tratamiento de aguas usadas se encuentra en plantas ubicadas cerca a la costa.

 

Construir sistemas alternos de tratamiento de aguas usadas para comunidades aisladas

 

El Gobierno de Puerto Rico debe proveer para el tratamiento de aguas usadas del 55% de la población que hoy día carece de servicio de alcantarillado sanitario convencional. De ese 55% es viable ofrecer servicio de alcantarillado convencional a alrededor del 10%. Será necesario recurrir a sistemas alternos, a nivel comunal, para atender las necesidades de saneamiento del 45% restante. Entre las alternativas podemos mencionar humedales construidos, Fito tratamiento, inodoros de composta, pozos sépticos que se ciñan a las normas internacionales y donde existan suelos adecuados, sistemas comunales que optimizan el tratamiento y no requieren sistemas mecánicos, entre otros.

Servidumbres de conservación

Se debe revivir los incentivos contributivos para los propietarios de fincas que mantengan una franja de vegetación a lo largo de quebradas, ríos y embalses para amortiguar el transporte de sedimentos a los cuerpos de agua. Estos incentivos contributivos fueron avalados por la Legislatura, pero se eliminaron con la más reciente reforma contributiva.

Construir nuevos embalses fuera de cauce de los ríos

Esta práctica permite proteger el embalse durante episodios de mucho arrastre de sedimentos, evitando que el río fluya hacia el embalse en esas instancias.

Los embalses de Fajardo y Río Blanco se construyeron fuera del cauce de los ríos.

Requerir por ley el riego de campos de golf y áreas verdes con aguas usadas tratadas

Varios de los campos de golf en Puerto Rico se riegan con aguas usadas tratadas. Sin embargo, otros no.

Los campos de golf utilizan grandes cantidades de agua que deben reservarse para usos domésticos.

Los municipios riegan sus parques y áreas verdes con agua potable obtenida a través de los hidrantes. Es un desperdicio utilizar agua potable para riego de áreas verdes. Se deben utilizar las aguas usadas tratadas como fuente para estos propósitos.

Contacto

© Copyright 2020, Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico. Powered by iFullCircle.